¡FELICES FIESTAS Y PRÓSPERO AÑO 2015!: REFLEXIÓN ACERCA DE LOS CASTIGOS ~ EL VALOR DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

martes, 23 de diciembre de 2014


Todos hemos escuchado la frase "¡Esta semana sin entrenamiento ni partido! ¡Castigado!". Los beneficios del deporte son múltiples y forman parte de la formación del niño, con lo cual si castigamos de esta forma, estamos privando al niño o la niña de éstos múltiples beneficios. Vamos a analizar esto que decimos de un modo más amplio, y no solamente desde el aspecto físico, sino también desde la perspectiva psicológica.

En primer lugar el deporte fomenta la atención y concentración, es un hecho probado. Por otro lado la práctica deportiva, bien realizada, fomenta el ser perseverante, el tolerar el error propio y el de sus compañeros, así como aprender de ellos en un constante error-aprendizaje, lo que hace que su autoestima se vea mejorada.

Tenemos que partir que el castigo es una excepción y no la regla. Un castigo puede hacer que una conducta no se repita más, pero por regla general no soluciona la raíz del problema, lo que hace que los niños y niñas realicen la conducta cuando pueden o creen que nadie les ve.

Se ha demostrado que el castigo tipo "¡Hoy no vas a entrenar!" no tiene mucha efectividad y a muchos niños les da igual que los dejes sin ir ese día o esa semana a entrenar. Pero miremos el lado educativo. 

Cuando un niño adquiere la responsabilidad de entrenar con un equipo de cualquier deporte, no solamente se está comprometiendo con él mismo, sino con todos sus compañeros. Así que lo único que estaremos haciendo es potenciar que el compromiso adquirido con un equipo de personas (sea deporte, teatro, música, etc.) no sea importante. Ese es el mensaje que le estamos transmitiendo. 

Mi recomendación no es utilizar el castigo de manera habitual sino de forma muy ocasional, y que cuando se haga se piense antes de imponerlo para así no truncar otras facetas educativas de otros ámbitos de la vida del niño. No solo del colegio se aprende, ni solo de lo que dice el maestro, ni solo de los deberes que se hacen, ni solo de lo que vienen en los libros de texto, ni solo... en la vida se aprende de todo, del compromiso que como niño se adquiere con un grupo, de lo atento que escucha al vecino que le cuenta cómo se hace algo, de la abuela o abuelo cuando le cuenta una anécdota y fomentan la imaginación, de los padres cuando los hacen pensar, de... 

El aprendizaje no es propiedad de nadie ni de ninguna institución en exclusiva, y por tanto se convierte en algo que engloba todas las facetas del niño, y es por ello que debemos diferenciar qué es aquello que realmente le hace bien al niño o niña para su futuro como miembro comprometido y responsable de una sociedad.

Estas navidades y el próximo año 2015 pueden ser un buen momento para reflexionar sobre lo expuesto, abrir nuestros horizontes y pensar en valorar todo lo positivo que intentan hacer los niños. El castigo no puede ser mas que un objeto de uso exclusivamente de corrección pero no una herramienta constante de aprendizaje, pues no hay mejor ejemplo que un buen refuerzo positivo y por que no, un refuerzo positivo a través de la sana práctica deportiva.

Felices Fiestas y Próspero Año Nuevo 2015.
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario