EL EQUILIBRIO Y EL CONTROL POSTURAL EN 4º ~ EL VALOR DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

domingo, 9 de noviembre de 2014


Durante estas tres últimas semanas, hemos estado trabajando con los cursos de 4º de primaria el control postural, un elemento fundamental para la construcción del esquema corporal de los niños. El desarrollo del control postural los hemos desarrollado a través del trabajo del equilibrio. Mediante este trabajo el niño es más suceptible y toma una mayor conciencia de algunas partes de su cuerpo y del trabajo de estabilización que hacen algunos músculos menores, lo cual favorece el conocimiento de su propio esquema corporal. El valor añadido a este trabajo de equilibrio lo hemos puesto en las condiciones, es decir, hemos intentado crear, a través de los juegos, diferentes situaciones en las que la incertidumbre en el equilibrio eran destacadas. 

Como ya hemos mencionado en anteriores ocasiones, existen dos tipos de equilibrio: el estático (habilidad de mantenerse estable sin movimiento) y el dinámico (habilidad de mantener estable el cuerpo en acciones que incluyan desplazamiento o movimiento). En nuestra unidad didáctica nos hemos centrado en el equilibrio dinámico, sin dejar de lado el estático.

Principalmente destacamos de estas sesiones el trabajo que continuamente tenían que hacer los niños para mantener el equilibrio en los juegos. Teniendo que estar continuamente realizando ajustes corporales (laterales y antero-posteriores principalmente) para no perder el equilibrio y así poder vencer en el juego.

Queremos destacar el juego de “Atravesar el Río”, el cual les ha encantado. Para jugar se forman dos equipos. Uno tiene que atravesar el río sin caerse (hilera de bancos suecos invertidos) y llegar a la Gran Roca (colchonetas grandes una encima de otra) para conseguir la inmunidad y el punto para su equipo. El otro equipo tiene que intentar lanzarle pelotas para que no lleguen a la Gran Roca, desde una distancia establecida. Éste último equipo dispone de todas un número amplio de pelotas (20-30, 2-3 lanzamientos por jugador) pero una vez lanzadas ya no podrán utilizarlas. De esta forma se le añade un valor más al juego: el elemento táctico, es decir, el jugador con mayor equilibrio, quizás, necesite de más lanzamientos para ser derribado, y de aquí se deribaban estrategias de equipo.

También queremos resaltar la dinámica de trabajo realizada a través del “Juego del Reto”, en una entrada relacionada con el voleibol quedó explicada, aunque le dedicaremos una entrada aparte a esta dinámica porque merece la pena conocerla en mayor profundidad. En esta ocasión a través del “juego del Reto” estuvimos trabajando diferentes tipos de “peleas de equilibrio”: por parejas intentar desequilibrar a tu compañero a partir del cumplimiento de unas premisas, tener los pies juntos y a la altura de los hombros, sobre una línea, sobre una cuerda (genera mayor inestabilidad), etc. 

La utilización de los zancos ha sido otro de los elementos que destacamos en esta unidad didáctica, debido a que los hemos utilizado en condiciones que generaban bastante inestabilidad: atravesar colchonetas pequeñas, grandes, vallas de diferentes altura, etc. todo esto a través de un circuito. También los hemos utilizado en un juego que les gustó mucho: “golea con el zanco". Se hacen dos equipos, uno a cada línea de un campo de baloncesto. En la mitad del campo se colocaban 6 pelotas. El objetivo es llevar el mayor número de pelotas a la parte del equipo contrario y hacer que traspasaran la línea de gol. Para ello los balones tenían que ser golpeados desde los propios zancos. Cada pelota que atravesara la línea de gol era un punto para el equipo.

Por último queremos comentar la utilización de los bancos suecos en este tema. Los hemos utilizado para realizar “peleas de equilibrio” sobre bancos suecos invertidos, para evitar que se cogieran con las manos los unos a los otros, les dimos unas pelotas que no podían soltar, si se les caía ésta, perdían el punto igual que si los hubieran tirado. También realizamos el juego de “A la roca más pequeña”, este juego consiste en pasar un banco sueco invertido y al final saltar a un aro sin que te puedas salir de él en el salto. Se colocaban tres aros de distinto tamaño y a cada uno se le da una puntuación conforme a la dificultad (el más pequeño 5 puntos, el mediano 3 y más grande 1), de esta manera introducimos en el juego elementos decisionales ya que tendrá que decidir si mayor seguridad y menos puntos o más riesgo y más puntos. El juego de "a la otra orilla" también obtuvo bastante éxito. Dos equipos. Una hilera de bancos suecos invertidos. Una colchoneta grande a cada orilla. Cada equipo encima de su colchoneta. El objetivo es llegar a la otra orilla el mayor número de compañeros posibles. Cada equipo establece su dinámica de juego (competitiva, cooperativa...) sin conocer la que establecerá su adversario. A la señal deben pasar de una orilla a la otra.

Otro juego trabajado ha sido de “salta y quieto”, este juego consiste en intentar hacer el mayor salto posible con la condición de que cuando se realice no puede haber ni un ápice de movimiento posterior a la caida.

Y cómo no, resaltar el juego del balón sentado adaptado para trabajar el equilibrio y el control postural (ver vídeo). Para ello adaptamos el juego poniendo dos bancos suecos invertidos, desde los cuáles solamente se podía realizar el lanzamiento. De tal manera que para ejecutar un lanzamiento bueno y con cierta fuerza, el niño tiene que controlar y equilibrar su cuerpo durante el mismo lanzamiento.

A continuación os dejamos el vídeo en el que podéis ver las diferentes dinámicas y juegos que hemos llevado a cabo. Esperamos que os guste y ante cualquier duda: @elvalordelaef maestrokisco@gmail.com www.facebook.com/elvalordelaef

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario